Pero ¿Cómo y cuándo duermen los navegantes?

Para los navegantes que participan en la Vendée Globe, este viaje en solitario alrededor del mundo, el sueño se convierte en una cuestión vital: ¿cómo y cuándo dormir sin dejar que el barco se desvíe o choque con otro barco o un OFNI?

Los participantes deben estar siempre atentos al rumbo a seguir y a su barco, sometido a los caprichos del vasto océano. Esta atención en todo momento es la que hace del sueño una problemática vital, a la par que una cuestión deportiva determinante. Para hacer frente a este problema, la mayoría de los patrones van acompañados de especialistas en sueño, como el “Dr. Jean-Yves Chauve, el médico oficial del evento y el Dr. Bertrand de La Giclais quien desde principios de los años noventa se ocupa del sueño de algunos navegantes”.


Los Patrones que se embarcan en una carrera en solitario deben prepararse para un sueño polifásico, un sueño fragmentado en varias fases de 10 a 40 minutos como máximo. De hecho, se trata de varias siestas que van de 3 a 6 por período de 24 horas. El problema es permitirles que se recuperen, tanto física como psíquicamente, con estos períodos de tiempo relativamente cortos en comparación con nuestros ciclos de sueño en tierra.


¿Es decir?

Hay dos tipos de sueño reparador: uno de ellos es el sueño profundo lento, que juega un papel de regenerador físico y que se obtiene en condiciones "normales", a los 40 minutos de conciliarlo. El otro es el sueño paradójico, que es en sí mismo un regenerador psíquico y que generalmente se alcanza después de 70 minutos de estar durmiendo. Los navegantes, a pesar de sus tiempos de siesta muy cortos, necesitan poder lograr ambos tipos de sueño para sobrevivir. ¿Cómo se las arreglan para lograr este sueño reparador durmiendo tan poco? Porque después de 48 horas en el mar, acumularán lo que se llama una deuda de sueño. Y sólo mediante la gestión inteligente de esta deuda podrán lograr un sueño profundo lento o REM. La idea es poder dormir poco, pero bien. Porque un patrón cuyas siestas no fuesen realmente reparadoras, podría tener problemas.


En la página de la Vendee Globe 2020/2021 encontramos este articulo

Un cinturón conectado a Thomas Ruyant


En este mundo, aparte de las carreras en alta mar en solitario, el sueño presenta problemas de seguridad y rendimiento... Alex Thomson ha terminado varado en las rocas durante la Route du Rhum 2018, cuando iba en cabeza y solo le quedaba el turno de Guadalupe para operar; tiró un poco más fuerte aún de una campana que ha estado sonando en la cabeza de los patrones en solitario durante mucho tiempo. Sí, dormir es la clave del rendimiento y abre las puertas a la seguridad.


Thomas Ruyant es fuerte. A partir de la experiencia de su primera Vendée Globe, en 2016-2017, la investigación de Rémy Hurdiel, Doctor en Ciencias del Deporte por la Universidad de la Costa de Ópalo, y su patrocinador, Advens, especialista en la seguridad del Información, puso su barco al servicio de LinkedOut y de los equipos de I + D en el trabajo, para explorar el tema del sueño y desarrollar herramientas de recogida y análisis de datos.


Dr. Rémy Hurdiel ha desarrollado una herramienta de gestión de la fatiga que utiliza un modelo de vanguardia de predicción del rendimiento cognitivo y motor, basado en los tiempos de vigilia y sueño. Este programa de investigación, desarrollado en colaboración con investigadores de Estados Unidos, tiene como objetivo ayudar a las grandes empresas a gestionar la programación y las cargas de trabajo.


Con el horario que le espera, es decir, 70 días y 24 horas al día, Thomas Ruyant estará trabajando seguramente muchas horas extras ... desde la mitad del segundo día de carrera. El patrón llevará un cinturón conectado que actuará como salvaguarda: "Estamos considerando nuevas soluciones para la Vendée Globe, recopilando datos, para encontrar un indicador que me muestre cuándo estoy en *números rojos y que debo recuperar.


Se han acumulado datos desde la última Vendée Globe para proporcionar información a “Rémy Hurdiel” para este cinturón conectado que registrará los datos T.R, durante la carrera y de forma continua: datos constantes sobre su respiración, su pulso, según su actividad a bordo, y que se acumularán para proporcionar a investigadores como R.H , diferentes indicadores precisos para el futuro. Será como un libro de ruta del sueño, al mostrar indicadores en vivo. Ayudará a T.R a anticipar su estado de forma y así poder estar al máximo de su condición física cuando surjan momentos cruciales, como un cambio de viento o de vela, y para permitirle anticiparse y evitarle quedarse atrapado en estos momentos por estar en déficit de recuperación.


"Herramientas para la prevención del Patrón”

Todo este trabajo tiene como objetivo alimentar el proyecto Big Sleep Data, ya que actualmente no existe una base de datos sobre los requisitos de sueño para las carreras oceánicas. Por ello Rémy Hurdiel busca “calibrar estos datos para los deportes extremos (como regata oceánica o el ultra-trail) porque amplifican los fenómenos de carencia”. Además del cinturón conectado, también se está desarrollando una herramienta de detección de hipovigilancia … «a seguir»


Volvemos al tiempo de sueño polifásico, un sueño fragmentado en varias fases, pero sucederá que esta ficha de tiempo seguramente no se corresponderá con los caprichos de la navegación, sujetos especialmente a las condiciones meteorológicas. ¿Qué pasa en este caso? Pues que se ha ajustado con un cierto margen de maniobra que permite al regatista adaptarlo según las condiciones encontradas durante la regata. En principio, se les asignan 6 ventanas de descanso por cada período de 24 horas. Deberán cubrir al menos 3 para no estar en rojo.


*¿Qué es el rojo?

Son los peligros inherentes a la falta de sueño los que se convierten en riesgos fatales cuando estás solo en el mar.


El primer riesgo es sumergirte en lo que se llama la inercia del sueño: estás literalmente atrapado en el mar porque sueño que nos hace soltar el control. Los regatistas se quedarán dormidos durante un ciclo normal de 5 a 6 horas durante el cual el barco se quedará solo.

El segundo peligro es psíquico. Porque aparecerán las alucinaciones hipnagógicas que resultan de una falta severa de sueño REM. Los regatistas pueden tener alucinaciones muy fuertes y perturbadoras: Ver a un ser querido en el barco, otros barcos cercanos que no existen; incluso a un dromedario que está rumiando en la proa del barco ... Estas visiones pueden literalmente hacer que el patrón pierda la cabeza.


“Ese peligro imaginario, evitado por los pelos, te despierta por completo. Te dices que, si esa ballena hubiera sido real, habrías podido chocar contra ella con tu quilla y, sin duda, hacerle mucho daño. A bordo aún no dispones de una bocina submarina para avisarla de que te acercas. ¡Apártese señora, por favor!


Bueno, el cuarto de hora de vacaciones ha acabado, ahora toca levantarse. Salir del saco a la fuerza. Como navegante precavido, has guardado el segundo par de calcetines dentro, al abrigo de la humedad. Pese a los movimientos del barco, hay que conseguir ponérselos; no es fácil y después hay que seguir haciendo contorsiones para no poner los pies en el suelo mojado. Ahora las zapatillas. Perfecto. Y ahora, antes de nada, calentar agua para el té.”


Y, por supuesto, un pequeño guiño a George Pernoud creador y presentador durante cuarenta años del programa televisivo "Thalassa" 😉 Bon Vent ...!

¡Permaneced atentos! Muy pronto estaremos más cerca de vosotros, a través de nuestra nueva página web. ¡Gracias!
¡Permaneced atentos! Muy pronto estaremos más cerca de vosotros, a través de nuestra nueva página web. ¡Gracias!

46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo